San Sebastián, la pequeña París

¿Realmente hay tantas similitudes entre ambas ciudades?

No sabemos cuál es el verdadero motivo por el que en San Sebastián se respira un aire afrancesado. Quizás sea por la posición estratégica de la ciudad, cerca de la frontera francesa, o por las invasiones francesas que ha afrontado Donostia históricamente. Quizás sea porque al igual que París, San Sebastián, ha vivido plenamente la Belle Époque, época en la cual se construyeron varias infraestructuras con gran inspiración Parisina.  Probablemente sea la suma de todos estos motivos los que han hecho que San Sebastián sea conocida como la pequeña París.

Como en OH MY WALK amamos profundizar en la cultura y en la historia de nuestra ciudad hemos querido indagar un poquito más en la relación San Sebastián – París y encontrar así sus similitudes.

 

La fundación de San Sebastián, una ciudad fronteriza.

 

Aunque San Sebastián no recibió el título de ciudad hasta 1662, su fundación se remonta al año 1180 y se le atribuye al entonces rey de Navarra, Sancho el Sabio. La población de San Sebastián se concentrará a los pies del monte Urgull donde crecerá como una plaza fuerte amurallada y fronteriza a lo largo de los siglos. Los primeros habitantes de la ciudad serán Gascones, provenientes de la zona cercana de Bayona en Francia, los cuales como expertos comerciantes marítimos, harán prósperar rapidamente a San Sebastián como puerto medieval.

San Sebastián amurallado.Fuente:Maqueta.© Gorka Agirre

El momento de mayor cambio para la ciudad se dará en el siglo XIX en el cual tras sufrir varias invasiones francesas, llegará la destrucción de la ciudad en 1813 durante su liberación. Así, vendrá su posterior reconstrucción, hasta llegar al año 1864  donde comenzará el derribo de las murallas de San Sebastián, ubicadas en entonces entorno a la actual llamada Parte Vieja. Y será a partir de ese momento cuando llegará el cambio a la ciudad pues, con un ánimo de crecimiento futuro de la misma y su economía, se elaborará un plan urbanístico de ensanche de San Sebastián el Ensanche de Cortázar, el cual será el causante de la expansión de la ciudad hacia el sur. La nueva San Sebastián comienza su construcción con el afán de convertirse en una ciudad ilustrada a imagen y semejanza de las grandes capitales de España y Europa que están en plena ebullición.

 

Plano ensanche San Sebastián 1910-1915. Fuente: Ed. Alberto Martín

Y todo ello ¿Sabéis  con qué época coincidirá? Una época de grandeza, diversión y sobretodo cambio para Donostia: la gran Belle Époque, ubicada entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, momento en el que se construirán los edificios más representativos de nuestra ciudad. Edificios con un marcado estilo francés que dieron el sobrenombre de “Pequeña París o París del Sur” a San Sebastián.

 

Influencia francesa durante la Belle Epoque en San Sebastián.

 

En este finales del siglo XIX, al tiempo que Donostia estaba viviendo su mayor transformación, París también se adentraba en su plan de transformación urbanística, en su caso conocido como “plan de Artistas”. Aquel plan buscaba trazar ejes rectos a través de París para fomentar así la comunicación y la expansión de la ciudad.

Por aquel entonces, Napoleón III tenía las riendas de la capital francesa y contó con la ayuda del Barón Haussmann para la remodelación de la ciudad. Además de replantear la estructura de la ciudad se preocuparon también de aprovisionar la ciudad de agua con la construcción del canal l´Ourcq.

Plan Haussman para Paris. Fuente: arqui-urba.blogspot.com

El hecho de que ambas ciudades atravesaran la mayor de sus transformaciones en la misma época, es decir, en la Belle Époque, promovió que San Sebastián se inspirara en Francia dando lugar a los preciosos edificios de estilo francés que visten nuestra ciudad.

Paseo de Francia de San Sebastián

Más allá de la arquitectura, hubo otra corriente europea que influyó considerablemente en San Sebastián. Se trataba del Higienismo, movimiento que defendía los “baños de ola” como opción terapéutica. Biarritz se había convertido en la ciudad balneario francesa gracias a la presencia de Napoleón III en los veranos de la ciudad y la cercanía con San Sebastián hizo que nuestra ciudad, tomando ejemplo de ella, se sumará a la lista de ciudades balneario.

Biarritz en la Belle Epoque como ciudad Balneario. Fuente:www.paysbasque1900.com

Para ello fue clave la primera gran visita insigne que buscó tomar dichos baños en nuestra ciudad, y no fue otra que la de la reina Isabel II  en 1865. Al parecer la reina sufría una enfermedad en la piel para la cual su doctor le recomendó tomar baños de agua salada, eligiendo San Sebastián a tal efecto. Su visita fue recibida con gran pompa en la ciudad si bien poco se imaginaban los donostiarras como ésta cambiaría su futuro.

La reina Isabel II fue recibida entre grandes celebraciones. Foto Lopez-Alen

La moda surgida en Francia de veranear en la costa y sus ciudades balnearios pronto se extenderá entre las clases altas y tras esta primera visita real, San Sebastián descubrirá el potencial de su bahía como lugar de tratamiento balneario y se comenzarán a construir las primeras infraestructuras necesarias para atender a los visitantes.

El despunte definitivo para la ciudad lo determinará la visita a San Sebastián en 1887 de la, en el momento regente española, la Reina María Cristina  la cual prendada de la ciudad elegirá la ciudad como su lugar de veraneo habitual para el resto de sus días. Así la ciudad se convirtió en corte de verano del país durante su reinado y comenzó a conocerse también como la Perla del Cantábrico. La buena crítica provocó que cada vez más políticos, escritores y artistas de la época se acercaran a Donostia en época estival a disfrutar de sus vacaciones. Ante tal realidad, se ordenó la construcción de los edificios más emblemáticos con las que contamos.

La reina Mª Cristina en la Concha-Fuente: SanSebastian.site

Pero las construcciones realizadas en la época realmente muestran tantas similitudes con la capital francesa como para denominar a Donostia la “Pequeña París”?  Veámoslo…

¿Un paseo por San Sebastián o por París?

Os invitamos a realizar un recorrido por los lugares de San Sebastián que muestran una clara influencia francesa y que llegan a transportarnos a París por un momento.

Ayuntamiento de San Sebastián – Casino de Montecarlo

Casino Montecarlo de París -Fuente: www.commons.wikimedia.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los arquitectos, Morales y Aladrén, encargados del diseño del Gran Casino de 1887 de San Sebastián, hoy ayuntamiento de la ciudad, tomaron su inspiración de la obra del arquitecto francés Charles Garnier para el Casino de Montecarlo (1878). El edificio Neoclásico de Donostia realizado con piedra de Igueldo, muestra un parecido digno de mención tanto en sus lineas horizontales como en sus elevaciones frontales con el casino de Montecarlo.

Diputación de Gipuzkoa – Ópera de París

Ópera Nacional de París -Fuente: Wikimedia commons.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El edificio construido en plena Plaza de Gipuzkoa, es uno de los más llamativos de la ciudad. Fue proyectado por José Goicoa y su construcción finalizó en 1890. El aspecto de la fachada principal de la sede actual de la Diputación de Gipuzkoa se asemeja a la de la Ópera de París, diseñada por el arquitecto Charles Garnier  e inaugurado en 1875. Los arcos de piedra de la primera planta del edificio de la Diputación, las secciones limitadas por pilares en la segunda planta y los semicírculos colocados en cada extremo superior de la fachada tienen una clara inspiración en el edificio de Garnier.

 

Alameda del Boulevard – Boulevard des Capucines

Boulevard des Capucines de París -Fuente: Wikimedia commons.

 

 

 

 

 

 

 

 

Más allá de la vegetación presente en los espacios que comparamos, existen similitudes en la intencionalidad que hubo tras sus creaciones. Tanto la Alameda del Boulevard como el Boulevard des Capucines, fueron creados con el fin de dar amplitud a esos espacios tras el derribo de las murallas en las dos ciudades y la implantación de sus correspondientes planes urbanísticos durante la Belle Epoque.

Fuentes Wallace San Sebastián – París

Wallace Saint-Sulpice – Fuente: www.diariodelospasosperdidos.wordpress.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las fuentes Wallace le deben su nombre a Richard Wallace, quién decidió mejorar las condiciones de vida de los parisinos tras heredar una gran fortuna, y diseño estas bellas fuentes que se colocarían por diferentes puntos de París. Contaba cada una con unos cuencos de los que el viandante podía beber su agua.  
La producción de estas fuentes continuó y fueron llegando a otras ciudades Europeas, y entre ellas, a San Sebastián donde se instalaron inicialmente en el Paseo de la Concha. Tras la remodelación del mismo y colocación de la actual barandilla, las fuentes fueron finalmente trasladadas al paseo de Francia , donde se encuentran en la actualidad convirtiendo el pasear por este lugar un pequeño paseo por París. 

Paseo de Francia – Paseo del Sena

Paseo del Sena – Fuente: Flickr Ricardo Sánchez, 2007

 

 

 

 

 

 

 

Sin movernos de donde estamos, el paseo por el río Urumea en Donostia es un claro hermano menor del largo paseo limítrofe al Sena que encontramos en París. Ambos vestidos por árboles y espacios de descanso, con varios elegantes puentes que permiten poder cruzar el río por tierra y el objetivo común de aprovechar los ríos para tener espacios naturales en la ciudad.

Puente Mª Cristina – Puente Alejandro III

Puente Alejandro III de París -Fuente: Wikimedia commons

 

 

 

 

 

 

 

 

Y así llegamos a hablar del puente María Cristina que cruza nuestro rió en San Sebastián, y fue construido en 1905 con una clara inspiración en el puente Alejandro III de París, considerado el puente más bonito de la capital francesa.
Los cuatro monumentos ubicados en los extremos del puente de María Cristina emulan claramente los del puente ubicado en Francia, con 18 metros de altura y coronado con esculturas que representan la Paz y el Progreso.

Estación del  norte – Andén Gare Lyon

Andén Gare Lyon en la estación de París -Fuente: Wikimedia commons

 

 

 

 

 

 

 

Han sido cuantiosas las especulaciones que se han hecho en base a la autoría de la estación del Norte de San Sebastián. Su estética francesa y las columnas de fundición que tanto recuerdan a la torre Eiffel, han causado durante años la creencia de que la estación era obra del ingeniero de proyectos Gustave Eiffel.
Sin embargo, tras una minuciosa investigación se ha concluido en que aunque Eiffel no fuera el autor directo del edificio, la estructura metálica de la estación donostiarra salió de los talleres de fundición que pertenecían al autor en cuestión, como también salió la estructura de la estación Gare Lyon en París. De ahí la similitud estética de estas dos estaciones.

 

Edificio de Correos – Bóvedas de Louvre

Museo de Louvre en París -Fuente: Wikimedia commons

 

 

 

 

 

 

 

La que fue Escuela de Artes y Oficios de San Sebastián (1909-1960), es actualmente el edificio de Correos de la ciudad. Su diseño ecléctico cuenta con  una fachada de sillería y un friso cerámico decorativo en la segunda planta. Pero la curiosidad se encuentra en sus cúpulas que muestran una clara inspiración en las cúpulas del propio Museo de Louvre Parisino dotando al edificio donostiarras de una destacada elegancia.

 

Quiosco del Boulevard – Quiosco de París

Quiosco de música en París -Fuente: Wikimedia commons

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante la Belle Epoque los quioscos de música fueron el lugar de encuentro de la gente que frecuentaba los Alamedas y buscaba disfrutar de conciertos al aire libre. Así el quiosco de claro estilo Art Nouveau que podemos encontrar en el Boulevard de San Sebastián nos transporta a épocas pasadas Parisinas.

Hotel María Cristina – Hotel Ritz París

Hotel Ritz -Place Vendome en París -Fuente: Wikimedia commons

 

 

 

 

 

 

 

 

El Hotel María Cristina de San Sebastián es obra de Charles Mewes, quien proyectó también los hoteles Ritz de París y Madrid. Es por eso que ambos edificios respiran del clasicismo francés de estilo elegante y austera decoración, correspondiente al estilo de la época y el autor.

¿Conocéis alguna otra similitud entre San Sebastián y París? Si creéis que nos hemos dejado algo en el tintero no dudéis en dejarnos un comentario. 

Conoce la pequeña París

 

¿Te gustaría recorrer esta Donostia? Descubre con nosotros datos adicionales de esta influencia francesa en la ciudad, en concreto durante los siglos XIX-XX.  Te animamos a que nos acompañes en nuestra ruta SS Belle Époque. Una visita guiada cultural creada en colaboración de expertos en la materia y acompañada de fotografías de época de San Sebastián que complementarán el paseo. La ruta nos mostrará cómo resurgió la ciudad tras la destrucción de 1813 para dar comienzo a la Belle Époque y su inmersión en la misma. Estará disponible hasta otoño 2017.

¿Te gustaría apuntarte a la ruta? Inscríbete aquí.

4 comentarios
  1. Miren
    Miren Dice:

    Egia da Donostia eta Paris kriston antza daukatela. Gogoan det , aspaldi Parisera jun ginan lehenengo aldian, nire semea txikia zela, andik pasiatzen , Pariseko zubi ederrak ikusten ari ginala semeak esan zuela “ama honaino ekarri didazu Donostian dauzkagun zubi berdinak ikustera, jo!”.
    Ala ere gusto bat izan da zuen post a irakurtzea eta jarri dituzuen argazki ederretan konparazioak ikustea.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Eugenia de Montijo visitó en más ocasiones, tanto acompañada de sus esposo (1865, 1865) como más tarde ya viuda (1896), la ciudad de San Sebastián. Estas visitas aristocráticas fueron aumentando la visibilidad mundial de Donostia como ciudad balneario europea de la Belle Époque. […]

  2. […] San Sebastián, la pequeña ParísMayo 31, 2017 – 8:30 am […]

  3. […] Horrela, harresien jausialdia duela 153 urte, Donostiaren bilakaeran mugarri bat jarri zuen beste gertaeretako bat bilakatu zen. XIX.mendearen amaiera zen eta Donostiarrak etorkizunari begira jarri ziren. Arrantzale eta merkatarien hiria izatetik, bisitariei, kulturari eta aisialdiari bideratzen hasi zen Donostia. Belle Epoque zetorren. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *